jueves, 30 de abril de 2015

7 herramientas para un sueño reparador.


Antes de nada quisiera deciros que esta entrada la escribo a demanda. A demanda de algunos lectores habituales.
Hace un tiempo escribí un post donde hablo sobre las opciones que tenemos como padres para dormir a nuestros bebes. En muchas ocasiones nos encontramos con que algunos te dicen que para que duermas bien tienes que aplicar un método donde es necesario dejar llorar a solas a un bebe y otra opción donde solo te dicen que duermas con tu bebe y simplemente esperes. 

No hablaré hoy sobre estas dos opciones porque ya muchos las conocéis. Pero, ¿y si una familia no quiere practicar el colecho pero tampoco pretende dejar llorar a su bebe a solas? ¿Existe un punto intermedio? Yo respondo: sí.

Lo que me preguntan algunos papas es: Vale, pero dime por favor como funciona ese punto intermedio.

Hoy pretendo hablaros de varios puntos clave que ayudan a que funcione esta idea intermedia, aunque sea de un modo muy resumido.

Es importante que entendáis que lo que voy a contaros ahora es para aquellos papas que tienen o van a tener un bebe recién nacido y tienen claro que no quieren colechar ni dejar llorar. Es para aquellos papas que están a tiempo de prevenir, no de curar.
Para los papas que colechan y quieren cambiar eso ya escribiré otra entrada también si queréis mas adelante.


HERRAMIENTAS DE PREVENCIÓN: 

Respeto:
Tratar el descanso del bebe como si de un momento sagrado se tratara. Evitar despertarlo a no ser que sea estrictamente necesario. No es lógico despertar a un bebe porque ha venido una visita y quieren verle el color de los ojos...
Procurar ponerle las cosas fáciles al bebe para que conciliar el sueño no le suponga una tensión añadida. Si el bebe no es capaz de conciliar el sueño en el cochecito, por ejemplo, mejor no ponernos cabezones, lo que importa al fin y al cabo es que duerma y se despierte descansado y listo para seguir aprendido del mundo. Recordad que si no descansa durante el día probablemente tampoco lo haga por la noche así que su descanso es tan importante como vuestra necesidad de dormir del tirón unas horitas.

Observación:
Observar a nuestro bebe es una de las principales claves. Necesitamos conocerle y adelantarnos a sus necesidades.
Cuando hablamos de sueño infantil es necesario que sepamos cuando es el momento de acostar a nuestro bebe. Un bebe recién nacido da muchas pistas, a un bebe recién nacido no puedes ponerle horarios, pero sí puedes observarle, y conocer cuando es el momento clave para ponerle a dormir.
Un bostezo, una mirada perdida o cristalizada, la perdida de interés por lo que tiene delante o el rascarse los ojos o la oreja serán indicadores de necesidad de descanso y sera en este momento cuando tengamos que acostar al bebe sin demora.

Pero ademas, para que logre dormir tiene que tener todas sus demás necesidades cubiertas y para ello, de nuevo, sera bueno que conozcamos bien a nuestro pequeño. Pero no podemos observar a nuestro bebe ni conocerle si nos abalanzamos a él y empezamos a hacer de todo para calmarle sin primero mirarle y pensar que le puede estar pasando. No digo que tengamos que dejarle llorando para nosotros poder pensar y poder observar pero no lo olvidemos, pensad antes de actuar o, al menos, mientras actuáis. Algo quiere deciros. Es verdad que a veces lloran sin un motivo aparente, y simplemente necesitan descargar, pero si sabéis parar y observar pronto lo reconoceréis y seréis capaces de saber cuando necesita cada cosa y que tenéis que hacer. No lo dudéis.

Así que dosis dosis y mas dosis de observación.

Pausa:
Otra de las claves que considero importantes es la sabiduría del saber esperar.
La pausa es aquel momento en que nuestro bebe esta dormido pero empieza a moverse, a quejarse, a hacer ruiditos o muecas raras... Aquí es cuando entra en juego "la pausa".
Los bebes se mueven y hacen muchos ruiditos mientras duermen y eso no significa que estén despiertos pero si en ese momento les atendemos seguramente estaremos consiguiendo justo lo que no queríamos: que se despierte. Estaremos interfiriendo en un proceso de aprendizaje muy valioso para el futuro desarrollo del sueño de nuestro bebe. La pausa es sencillamente eso, esperar, observar (de nuevo) y actuar solo si realmente nos necesita. La pausa supone no intervenir cuando no sea necesario. Demosles la oportunidad de practicar con sus propias habilidades.

Siestas:
Un buen sueño nocturno empieza con un buen sueño diurno. Necesitamos que nuestro bebe duerma aquello que necesita por el día para que logre dormir bien por la noche. Por eso es tan importante trabajar las siestas y procurar que nuestro bebe esté descansado durante el día.
Cuando son bebes hasta mas o menos los cuatro meses ellos serán nuestra guía, él nos indicará mediante las señales que anteriormente os decía cuando ha llegado el momento de ir a dormir y nosotros seremos los que les proporcionaremos un lugar, un ambiente y un confort para que logren conciliar el sueño de la mejor forma.

A partir de los cuatro meses muchos bebes dejan de dar tantas pistas y en muchos casos cuando nos "dicen" que tienen sueño es porque ya están pasados de rosca. Lo ideal es que a partir de entonces empecemos a ser cautelosos y nos adelantemos a lo que sabemos que sera su necesidad. Si siempre llora a las 11 de la mañana por sueño, por ejemplo, sera que quizás necesita acostarse a las 10:30...
También podemos guiarnos por tablas de estadística. 

Creemos a partir de aquí una buena rutina, pues si nuestro bebe no duerme cuando lo necesita, si no atendemos esa necesidad en su justo momento corremos el riesgo de perder esa "ventana de sueño" que nuestro bebe nos indicaba y cuando queramos dormirle después él ya no estará predispuesto. La "ventana al sueño" se habrá cerrado y tendrá otro ratito de energía, pero otro ratito de energía que acumulará cansancio para la siguiente "ventana de sueño". Si esto se repite constantemente durante días tendremos a un bebe irritable, que quiere dormir pero que no puede o se resiste y que si se duerme dura 20min y puede que cada vez duerma menos. Se convierte en un circulo vicioso, pues cuanto menos duermen durante el día peor acaban durmiendo por la noche con el tiempo y viceversa.

Ritual: 
Ya os he hablado de ello en algún otro articulo. Los bebes aprenden relacionando conceptos, actos e incluso utensilios o palabras. Podemos inventar un ritual para antes de acostar a nuestro bebe que repitamos siempre antes de acostarle. Como una señal para decirle que es momento de descansar y a la vez sirva para ir relajandole.

Comodidad y ambiente: 
Procurar que nuestro bebe no vaya a dormir con el pañal muy sucio o con hambre o pensar que pueda pasar frío etc... Antes de acostarle tenemos que tener claro que nada de esto pueda pasar.
Cuando son muy pequeños vale la pena arrullarles con una muselina, pues les recuerda al útero materno y se sienten muy a gusto y seguros.



Que la habitación este bien ambientada y a una temperatura correcta. No hayan ruidos excesivos o al menos, estén cubiertos por ruidos blancos. Haya poca luz incluso para las siestas. Un bebe aprenderá lo que es el día la noche con otras muchas cosas, no es necesario obligarles a dormir con luz porque sea de día. La melatonina ademas, se produce con la oscuridad, por lo tanto no es muy lógico ponerles a dormir con luz.

Evitar apoyos:
Esta es una de las principales claves para aquellos que no quieran colechar con sus hijos y no quieran morir en el intento. Partimos de la base de que evitar éste tipo de apoyos será ir contra natura y por lo tanto no será fácil. La idea es hacerlo lo más paulatino posible para ser lo más respetuosos posible.

Lo "malo" de no dormir con el bebe es que hay que levantarse para atenderlo. Si ese bebe además, necesita ser acunado en cada despertar o necesita succionar del pecho de su madre para conciliar el sueño de nuevo los despertares se verán aumentados y por lo tanto será casi imposible para esa madre o padre sobrellevarlo.

El truco para evitar éstos apoyos tan potentes y naturales es muy "sencillo" cuando a bebes se refiere: solo hay que dejar que el último paso al sueño lo hagan ellos solitos en sus cunas.

Imaginad en la mente una escala del 1 al 10. El uno significa que el bebe está despierto y el 10 dormido.
A un bebe recién nacido hay que ayudarle a relajarse y a conciliar el sueño y cuando llegamos al punto numero 8 intentamos acostarle.
Poco a poco, a medida que el bebe va creciendo podemos ir dejándole en la cuna cada vez mas despierto. Si llora le calmamos desde la cuna, pero sabiendo que siempre estamos a tiempo de cogerle de nuevo y repetir si él llora.

¿Que conseguimos con esto? Damos la oportunidad a este bebe de ir aprendiendo a enlazar fases de sueño sin casi ni darse cuenta, sin ayuda y sin sufrir por ello, pues el proceso es totalmente paulatino. Damos herramientas a ese bebe para que sepa como controlar esos saltos de fase y cómo re-dormirse sin ayuda.

Además, ese bebe se duerme directamente en la cuna, con lo cual, cuando tenga un microdespertar, probablemente recordará donde esta, no se asustará, confiará en el lugar donde está y habrán menos probabilidades de que despierte por completo.


Ésta es probablemente la idea mas importante que pueda daros en este momento para el futuro desarrollo del sueño de vuestro bebe y la mas importante si tenéis claro que no deseáis colechar.


No olvidemos jamás por eso, que un bebé está programado para dormir al lado de su madre, junto a su pecho y que queramos o no, intentar no colechar no será fácil.

Y sobre todo recordad que el vinculo se crea con el placer así que hagáis lo que hagáis confiad en vosotros, en vuestra familia, en vuestro bebe.... disfrutad de vuestra maternidad y paternidad y haced lo que os salga del corazón.







5 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho el post!! Me parece una forma muy respetuosa para dormir a los bebés cuando no se quiere hacer colecho! Además me ha encantado como explicas lo de la ventana al sueño y lo de la escala del 1 al 10. Justo esta semana he escrito un post relacionado con este tema :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias guapa. Ske a veces hay pocos recursos para esos papas qje tienen claro que el colecho no es una opcion para ellos... Me paso a ver tupost. Un beso

      Eliminar
  2. ¡¡me ha encantado!! has sabido explicar a la perfección la teoria que siempre he tenido, que siempre he intentado explicar y sobre todo resume a la perfección lo que hice yo con mi bebé por puro instinto desde el principio. A mí me ha funcionado de maravilla desde el principio y ya tiene 21 meses y sigue yendose a la cama feliz, sin llorar, "juega" un rato dentro de la cuna y se duerme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu instinto es fuerte mama ciruela. Yo defiendo el derecho a que cada familia elija como mejor duerme, ya sea colechando o durmiendo en habitaciones distintas. Un beso

      Eliminar
  3. Es que parece que sólo eres respetuoso si haces colecho. Mi bebé pernocta en la minicuna en nuestra habitación, duerme genial (toda la noche) y por supuesto nunca lo dejamos llorar, ni de noche ni de día.

    ResponderEliminar

¡Me gustaría saber tu opinión!