jueves, 26 de marzo de 2015

No quiere ir a dormir (parte II)

Sigo hoy con la segunda parte de: no quiere ir a dormir (parte I)
Lo habia dejado en el caso de que el problema estubiera provocado por el deseo que puede tener, (sobre todo un niño o bebé mayor) de seguir jugando.


Problema: Deseo de seguir jugando.
Solución: mantener el horario y la rutina.

Esto suele ser más frecuente cuando hablamos de bebés y niños más mayores. Bebés más activos y más conscientes del mundo.

-Saber cuándo empieza la rutina del momento de acostarse:


·        Para niños más mayores podemos decirle que en cuanto acabe tal o cual programa o película de televisión nos iremos a dormir. Así les avisamos de antemano.


·        también podemos ayudarnos con señales visuales como por ejemplo dibujando un círculo en una hoja, dividirlo en secciones clasificadas por hora de jugar, hora de dormir y hora de cuentos y con una flecha de papel ir señalando el momento de acostarse.


·        Poner una alarma que suene 5-10 minutos antes de acostarle o como mínimo ir avisándole de antemano. Le daremos la oportunidad de ir preparándose e ir haciéndose a la idea.


-hacerle partícipe de la rutina:
Podemos dejarle sentir que gana control sobre su mundo si le permitimos que elija algunas cosas a la hora de dormir, desde el cuento que quiere que le leamos o el pijama que prefiere. Pero no olvidemos ofrecerle solo dos o tres alternativas y alternativas que nos parezcan aceptables. No podemos dejar que elija entre todo el arsenal de libros porque podría llevarnos horas y entonces dejaríamos de controlar la situación.


Acordaros de que hasta a los niños más mayores les gusta y les relaja las rutinas antes de acostarse y los cuentos y los ratos compartidos con sus padres antes del sueño.


-Evitar sobre excitación:
Los 30 minutos antes de la hora de acostarse deben ser tranquilos. A los niños hay que darles tiempo para que relajen el cuerpo. No pueden pasar de la actividad al sueño sin un periodo de calma antes. Lo ideal es evitar juegos de gran actividad física.


-pasar ratos con él durante el día:
El tiempo que pasemos con ellos durante el día es muy importante. Si no hemos compartido ratos con él será lógico que nuestro hijo siga esperando (incluso llegada la hora de acostarse) que jueguen y pasen rato a su lado. Él necesita de nuestra compañía y de nuestro tiempo y dedicación. Intentemos ofrecer buenos ratos de juego y diversión en familia.

-dejar que experimente y juegue y solucione inquietudes durante el día.
No le neguemos al niño la posibilidad y la necesidad innata de investigar, aprender, correr y saltar tanto como deseen. Muchas veces el hecho de irse a dormir con ganas de haber hecho algo concreto supone para el niño una necesidad que no le deja desconectar y dormir. 

Si lo suyo son inquietudes y cositas que tienen en la cabeza será ideal para ellos que lo exterioricen y lo hablen con nosotros, sobre todo porque pueden llegar a causar pesadillas.


Problema: síndrome por abandono.
Solución: Paciencia y mucho amor.

Esta es una etapa normal en el crecimiento de nuestro bebé. Puede que nuestro bebé no pase por ella o puede que sea una temporada realmente dura pero debemos tener claro que se trata de una etapa normal en el desarrollo de nuestro pequeñín y que nuestra mejor forma de sobre llevarla es esperando con paciencia a que sencillamente mejore.


Recordad que las cosas no ocurren de la noche a la mañana y que debemos seguir el ritmo de nuestro bebé o niño sin agoviarle ni presionarle. Poco a poco.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Me gustaría saber tu opinión!