lunes, 15 de diciembre de 2014

Dejarle en la cuna.

El otro día hablaba con una mama (desde el grupo de facebook que tenemos Núria y yo de sueño infantil y disciplina positiva) que estaba preocupada porque parecía que su bebe no se relajaba en sus brazos para dormirse y optó por dejarle un poquito en la cuna y mirar de clamarle desde allí moviendole la cuna y con unas caricias. El bebe empezó a hacer ruiditos, a hablar y a emitir como unas pequeñas y extrañas protestas moviéndose hasta que al final se durmió. Esta madre sentía que había hecho algo mal por dormir a su bebe en una cuna, porque le había dejado relajarse allí en vez de acunarle en sus brazos. 

Ella lo explicaba verdaderamente preocupada, como si no fuera algo normal, como si estuviera siendo una mala madre por dormir a su bebe en una cuna, sin su contacto. Por dejar que ese pequeño se relajara sin su ayuda. 


Mi conclusión: 

No es la primera vez que escucho o leo este tipo de comentarios. Todas estas situaciones me han llevado a pensar que quizás estamos llegando a generar un miedo infundado a la relación cuna-sueño del bebe. Estamos llegando a generar un miedo parecido al mito ese que tanto odiamos y que tanto criticamos: "no le cogas que se mal acostumbra". Parece que ahora hemos creado una nueva ley: "no le duermas en la cuna que se convertirá en un bebe sin autoestima y tu en una madre sin corazón estivillana".

Parece que ahora es todo lo contrario: o duermes a tu bebe en brazos, al pecho o colechando o te pasas al lado oscuro de la cuna y las sabanas frías y solitarias. De hecho, a veces noto como si algunas veces se alardeara de los múltiples despertares de los bebes, como si las ojeras hasta el suelo fueran una prueba irrefutable de la gran madre que están siendo.
Ojo, que nadie se sienta ofendido, la mayoría de las madres vamos con las ojeras hasta el suelo y no es que nos encante precisamente.
Pero a veces veo cada cosilla que claro, me dan ganas de gritar. Y aquí estoy yo, en mi lugar de los desahogos vomitando aquello que me parece ilógico o incluso cruel.

Mi experiencia:

Ya sabéis que yo no soy partidaria de los extremos. Me gusta ser yo misma, nada mas, sin normas ni métodos universales ni dictadores. Como madre me gusta escuchar y observar a mis hijas a la vez que me preocupo por como me afecta a mi cada una de mis decisiones. Procuro atender las necesidades de mis hijas por lo que mi intuición me dicta. Mis conocimientos tan solo forman parte de una guía que escucho y razono, pero que no tomo como verdades absolutas.

Mi hija mayor recuerdo que odiaba el cochecito. Cada vez que salíamos a la calle sabia que, o se dormía, o tenia llantos hasta lograr que cayera frita. Y el coche... del coche no quería ni oír hablar, era entrar allí y ponerse como una loca. Mis brazos parecía que la ponían mas nerviosa (aunque claro, me gustaría verme ahora meciéndola por una ventanilla en el pasado. Probablemente en mis brazos no se hubiera dormido ni el bebe mas tranquilón del mundo). Era llevarla a su habitación, ponerle su musiquita y echarla en la cuna y se acababan mis pesadillas. La veías moverse, hablar... de vez en cuando protestar (entonces iba, le daba unos golpecitos en el culete o le movía la cuna) y al cabo de un ratillo estaba durmiendo como un lirón una siesta mucho mas larga de las que se podía hacer en mis brazos o en un cochecito. Hay que decir que para aquel entonces no conocía los portabebes ni sus beneficios, y nunca sabré si se hubiera dormido en uno de ellos tan ricamente (seguro que sí).

Creeréis que tenia un chollo de niña y no me quejo. Pero no todo es color de rosa. Llegó un punto en que opté por salir lo justo y necesario, y si salia procuraba que fuera justo después de alguna siesta (que es cuando estaba mas tranquilita) e intentaba que fueran paseos cortitos. Y si iba a casa de alguien me llevaba todos sus cacharros del ritual del sueño de mi hija y la dormía en la primera cama que pillaba porque sabia que sino tenia llantos asegurados y para rato. Y ojo, era una niña a la que le encantaban los brazos siempre y cuando no fueran para dormir.

¿Creéis que hubiera sido fácil "acostumbrarla" a dormir en brazos? ¿Creéis que hubiera sido respetuoso para ella obligarla a dormir encima mio, o en el cochecito?

Era una niña que necesitaba mucha tranquilidad para dormirse, necesitaba pocos ruidos, luces suaves o nulas y necesitaba estar en un ambiente relajado. ¿Creéis que hubiera sido respetuoso si la hubiera obligado a dormir cada día con la tele a tope para que se acostumbrara a los ruidos o con la luz solar para que se acostumbrara a dormir con luz de día?


Los libros, las teorías, los estudios, la información... todo esto es perfecto siempre y cuando nunca olvidemos o dejemos de lado el sentido común , la intuición y el instinto. 

Os animo a compartir y comentar vuestras opiniones.

4 comentarios:

  1. Al final todo es cuestión de buscar tu propio equilibrio conociendo a tu hijo y haciendo lo mejor para él y para tí...dejemos de sentirnos culpables por hacer lo que creemos correcto y que, casi 100%, si lo dice tu instinto, lo será.

    Muy buena reflexión, un beso! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces parecemos mas robots que personas y eso tampoco debería ser así. Por eso procuro que nunca se olvide nuestra esencia y es que somos personas con capacidad para razonar y para guiarnos por instintos.

      Eliminar
  2. Mi peque nunca quiso brazos para dormir. El estaba mucho mejor durmiendo en su moisés, en el carro o en su cuna y es verdad que a veces me sentía mala madre hasta que comprendí que era lo mejor para mi hijo y su sueño.
    El gordi en cambio ha sido más de dormir en brazos hasta hace pocas semanas que también ha empezado a sentirse más comodo durmiendo en su carro. Es echarlo y quedarse dormido al instante.
    Al final cada niño es un mundo y lo mejor es respetar sus necesidades no?
    Me ha encantado esta entrada!!
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada niño es un mundo. A veces somos madres por segunda vez y tenemos que volver a aprender todo de nuevo porque lo que con uno servia con el otro no. jeje. Gracias por estar aquí siempre guapa.

      Eliminar

¡Me gustaría saber tu opinión!