martes, 25 de noviembre de 2014

Dia internacional contra la violencia obstétrica.

Hoy es el día internacional contra la violencia obstétrica y como ya sabéis soy la primera deseosa de reivindicar aquello que es nuestro. Aquello que algún día nos robaron y nos pertenece, aquello que un día fué nuestro y debe ser devuelto. 

Es triste que a día de hoy tengamos que estar luchando por unos partos mas respetados, mas dignos y humanos. 

El parto debería ser tratado con suma delicadeza, dulzura, amabilidad y naturalidad. El parto debería ser visto como algo vulnerable pero a la vez grande y poderoso. Estamos hechas y diseñadas para dar a luz, solo necesitamos apoyo, cercanía, comprensión, amor y RESPETO. Sí, respeto hacia la vida humana, hacia el gran momento del nacimiento, hacia el poderío de la naturaleza y hacia la nueva vida que pronto llegará a este mundo. Deberíamos nacer rodeados de amor y paz. 

Tristemente la realidad es otra. Muchos de estos bebes nacen violentados y forzados. Nacen en un ambiente caótico y estresante bajo los focos de las salas de partos, las fuertes voces de todo el personal expectante y sin respeto ni amor hacia ese magnifico momento que por desgracia, muchas veces han estropeado. 

La violencia obstetricia existe señores, se llama oxitocina sintética, forzeps, episiotomia, kristeller.... Las intervenciones, cuando son innecesarias, por prisas, protocolo o rutina, causan mas males que bienes. Dejemos de meter mano a algo que va rodado, dejemos de arruinar un proceso que va viento en popa.
Pero la violencia obstetricia va incluso mas allá del mero hecho de tocar nuestro cuerpo sin consentimiento informado o sin necesidad real, la violencia obstetricia es infantilización, es deshumanización, desconexión, frialdad y tristeza.... 

Toda mujer debería tener derecho a decidir sobre su cuerpo y sobre su parto, toda mujer debería tener el derecho al simple hecho de moverse durante el proceso de parto con total libertad o a beber y comer si ésta lo necesita o a chillar si le sale del alma. 
Todos los bebes deberían tener el derecho a mantenerse junto al pecho de su madre nada mas nacer, piel con piel. Sentir el contacto y el calor de su madre, conocerse, mirarse y prenderse al pecho. 

Muchas mujeres se sienten maltratadas e ignoradas durante sus partos, muchas mujeres recuerdan ese momento como un día sombrío y amargo. El parto no debería ser recordado así. No algo tan importante como el nacimiento de nuestros bebes, no algo tan relevante como traer al mundo vida humana. No! 

No debería ocurrir y solo podemos seguir reivindicando, gritando y luchando por aquello que nos pertenece.


No dejemos que sigan haciendo con nosotras lo que les dé la gana, no dejemos que nos separen de nuestros hijos, no dejemos que intervengan de forma protocolaria nuestros partos ni los medicalicen o instrumentalizen sin nuestro consentimiento. 

El parto es algo bello si lo tratamos como algo sagrado y puro, si lo tratamos con RESPETO. 




RESPETO, RESPETO, RESPETO. 

Grabatelo en tu mente y sellatelo en tu corazón. No dejes que te lo quiten, no dejes que te lo roben.






Aprovecho para colgar en mi nuevo blog el vídeo sobre mi parto en casa:




2 comentarios:

  1. Que importante es el respeto y qué poco se practica hoy en día. Estoy totalmente de acuerdo contigo.

    El vídeo es precioso

    ResponderEliminar
  2. Desiré me ha encantado ver el video otra vez!! que casualidad!! justo hoy que hemos hablado después de tanto tiempo y hemos hablado de ese día!! Aiiiis como me alegro de que disfrutaras de ese día. Lo sabes!! Felicidades!! Y el video me encanta, precioso!! y cuantas!! yo tengo poquitas. catxis!! Y sobre el post... hay en muchos puntos que estoy totalmente de acuerdo contigo. Podrian haber sido mis palabras. Y en los otros también estoy de acuerdo. Un besazo.
    Nàdia

    ResponderEliminar

¡Me gustaría saber tu opinión!